Área divulgativa: preguntas y respuestas más frecuentes

SENPE son las siglas de La Sociedad Española de Nutrición Enteral y Parenteral. Se trata de una asociación fundada en el 1964 con el objeto de fomentar el progreso y el desarrollo científico y aplicado de la nutrición artificial. Como sociedad ha contribuido ampliamente desde su creación a la mejora de la atención de la salud de los pacientes, al desarrollo del conocimiento de la nutrición, al desarrollo de programas de investigación y a la comunicación entre todos los profesionales del sector.

Se define la nutrición artificial como aquél tipo de nutrición que se le proporciona a un individuo cuando éste es incapaz de ingerir cualquier tipo de comida por vía oral.

La manera de administrarle la nutrición artificial al individuo puede hacerse mediante sondas en las vías digestivas, conociéndose ésta como nutrición enteral, o a través del torrente sanguíneo, denominándose entonces, nutrición parenteral. Ambos tipos de nutrición pueden llevarse a cabo a nivel hospitalario o bien a nivel domiciliario (en el propio domicilio del paciente).

La nutrición artificial domiciliaria surge a raíz de la existencia de pacientes que sin precisar una atención médica que implique una hospitalización, se ven obligados a permanecer hospitalizados por necesitar un soporte nutricional bien sea por vía enteral o parenteral.

Se define la nutrición enteral como la administración de nutrientes por vía digestiva, debido a la incapacidad de ingerir todos los nutrientes necesarios por vía oral. Para su administración es necesario el uso de sondas que permitan la llegada de los nutrientes al estómago.

La administración de nutrientes puede ser en forma de dieta total (la dieta se administra íntegramente por la sonda) o bien en forma de suplementos (complemento de la dieta habitual administrada por vía oral).

El requisito imprescindible para que el paciente reciba dicha alimentación, es que éste tenga un aparato digestivo con una mínima capacidad motora y funcional.

La nutrición parenteral consiste en la administración de nutrientes al organismo por vía endovenosa. Está indicada en todos aquellos pacientes que son incapaces de ingerir por vía oral los nutrientes necesarios para cubrir sus necesidades nutricionales, ante la incapacidad de utilización de su sistema digestivo.

La administración de dicha nutrición puede ser de dos tipos: por vía central (suministro de nutrientes a través de una vena central de gran calibre, generalmente se utiliza la vena cava superior) o periférica (consiste en el suministro de nutrientes a través de una vena periférica de pequeño calibre).

Respecto a la nutrición artificial.

Actualmente llamada Soporte Nutricional Especializado, consiste en el aporte de nutrientes por vía enteral o parenteral. En el concepto de enteral incluimos la vía oral si empleamos dietas químicamente definidas.

Absolutamente NO. La vía enteral utiliza el sistema digestivo (con abordaje a nivel oral, gástrico o intestinal) mientras que la vía parenteral lo excluye y conlleva el uso de vía venosa y, ocasionalmente, del peritoneo.

La imposibilidad de alimentarse, suficientemente, por vía oral con dieta culinaria independientemente de la causa que lo origine.

Muy variada, pero habitualmente pacientes agudos (hospitalarios). Pacientes malnutridos o con potencialidad de malnutrirse que no pueden alimentarse por vía oral. Entre las situaciones clínicas destacan: Intestino corto, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, Peritonitis, Coma, Traumatismo cráneo-encefálico, Complicaciones de la cirugía abdominal, Enteritis de cualquier origen, Cáncer, Anorexia Nervosa, …

En absoluto. Muchos pacientes pueden ser alimentados en su domicilio entrando en programas de Nutrición Domiciliaria (tanto enteral como parenteral) tipo NADYA-SENPE. De esta forma aumenta su calidad de vida, se reduce el coste hospitalario al disminuir la estancia media y se liberan camas.

El porcentaje es muy variable y depende del tipo de servicio (de casi cero en un hospital maternal al 50-65 % en una Unidad de Cuidados Intensivos) y del nivel del hospital (cirugía compleja, patologías y tratamientos emergentes como el transplante de intestino ..)

Habitualmente el Soporte Nutricional Especializado es, como su moderno nombre indica, una terapia de soporte. Ahora bien, existe situaciones clínicas en las que se convierte en arma terapéutica (fases precoces del síndrome de intestino corto, fístulas intestinales, mucositis, quemados críticos ….).

Mucho. La mayor parte de las veces se convierte en una herramienta necesaria para que el paciente siga vivo mientras otras terapias hacen su efecto. Otras veces, y entramos en el concepto de los nutrientes como fármacos (glutamina, ácidos grasos omega-3, antioxidantes …), son los propios nutrientes los que tienen un efecto terapéutico.

Se deben destacar cinco: Calidad de vida Acortar el tiempo de estancia en el hospital Reducir la morbilidad hospitalaria Reducir costes Conseguir un empleo mas racional de las camas hospitalarias.

Suelen encontrase a dos niveles. El primero, y quizás mas importante, es la falta de concienciación de la administración. Ello limita el número de dietas, indicaciones clínicas y no aporta los medios necesarios (dietistas y/o enfermeras) para el correcto control de los pacientes y para la resolución de situaciones clínicas que no justifican el reingreso. El segundo, muy ligado al primero, estriba en la inseguridad de los facultativos de poder ofrecer al paciente una terapia de calidad. En esta línea SENPE ha generado un documento, producto de un profundo debate entre más de 100 responsables y colaboradores de Unidades de Nutrición Clínica, que ha sido elevado a las autoridades.

Presumiblemente sí. Siempre mas la oral-enteral y muy en relación con las patologías prevalentes en este grupo de población.

Entre otras:

  • Creación de Unidades de Nutrición Clínica Nutrición Domiciliaria y Extrahospitalaria

  • Implantación de la asignatura de nutrición en el pregrado (facultades de Medicina)

  • Mejor manejo de los nutrientes, tanto en cantidad como en calidad, en relación a situación clínica y estadio evolutivo de la enfermedad.

  • Conocimiento de las propiedades metabólicas de diferentes fármacos y mejor conocimiento de los nutrientes como fármacos

  • Ampliación en el número de indicaciones y en la calidad de la indicación (parenteral, enteral, mixta o complementaria).

España ocupa un lugar puntero en el desarrollo, aplicación e investigación en este campo. Prueba de ello es tanto el alto nivel de las revistas científicas que publicamos en nuestro país, como el de los artículos firmados por investigadores españoles que se pueden encontrar en las revistas de mayor prestigio internacional (lo que lógicamente traduce investigación de altos vuelos) y el nivel de los congresos que realizamos y/o en los que participamos.